5 puntos para resolver problemas de una manera eficaz

Voy a daros algunas pistas sobre la resolución de problemas de forma sencilla.  Lo primero y más importante es darse cuenta de la magnitud del mismo, para ello debéis ser un poco (todo lo que se puede ser en una situación emocionalmente complicada) objetivos.

¿Realmente se trata de un problema, o es un cúmulo de desafortunadas coincidencias?: a menudo juntamos demasiadas coincidencias negativas en un todo en un círculo vicioso al que no ponemos fin…pero eso no es un problema real y es fácilmente solucionable rompiendo ese mismo círculo de forma positiva.  Parad, pensad y pensad en positivo, veréis cómo la mayoría de las desafortunadas coincidencias desaparecen delante vuestros ojos…o como mínimo vuestro estado nervioso lo agradecerá!

Siempre que tenemos un problema tendemos a magnificarlo y frecuentemente a juntarlo o asociarlo con otros similares.  Así que lo mejor que podemos hacer es sentarnos y escribir en un papel uno a uno los problemas a los que nos enfrentamos, veremos que muchos son simplemente una ramificación de uno simple que tendemos a exagerar.

Otro punto a tener en cuenta antes de comenzar a resolver problemas reales es recordar que no somos el centro del Universo y que éste está extremadamente ocupado como para echarnos la culpa de todo lo que ocurre…así que si alguien hace un comentario sobre el color rojo y vosotros lleváis un anillo de ese color, es poco probable que se refiera a vosotros ¿no creéis?  Mal que nos pese, la gente habla muchísimo menos de nosotros de lo que nuestro pertinaz ego cree…

Una vez tenemos claros los puntos anteriores vamos a ver los 5 pasos sencillos para la solución de problemas:

Punto 1: definir el problema.

Nos será difícil solucionarlo si no sabemos exactamente de qué se trata, así que vamos a sentarnos y pensar un poquito en qué nos sucede, quitándole todas las capas adicionales con el que lo hemos disfrazado para ver con claridad y objetivamente qué es.  Un buen truco es recordar dejar nuestros sentimientos a un lado y centrarnos exclusivamente en los datos.

Una vez sepamos exactamente de qué se trata, planteemos una solución que se adapte al problema en cuestión.  Ver los recursos de los que disponemos o las personas adecuadas y no adecuadas que puedan ayudarnos o desayudarnos es primordial.  Para una correcta solución deberemos hacernos las 5 preguntas: ¿quién?¿cómo?¿cuándo?¿dónde? y ¿por qué?

Punto 2: remediar el problema (al menos de momento)

Hemos encontrado una solución, al menos temporal, a nuestro problema en el punto anterior, es fácil: apliquémosla.

Punto 3: Identificar las causas que han provocado el problema

Planteemos de nuevo las 5 preguntas anteriores para saber cómo hemos llegado hasta este punto.  Una vez descubiertas las vías que nos han traído el problema recopilemos información con un punto de vista objetivo…puede ser una gran idea preguntar a los demás para que nos den otra visión del conflicto…

Si es un problema recurrente, échale un vistazo a los “patrones de similitud” que se repiten en cada caso, puede que la pista se encuentre ahí…Mira qué estás repitiendo constantemente que como resultado te da la misma pauta.

Punto 4: aplicar la acción correctiva

Con toda la información de la que ya disponemos, apliquemos la acción correctiva que nos llevará a no volver a caer en la misma situación.  Parece sencillo ¿no?, ya tengo la solución y ahora toca aplicar la acción, pero…¿qué pasa?¿por qué no lo hago?…¿sabéis la respuesta? Por la comodidad.

Los viejos hábitos son los que provocan los problemas recurrentes, sabemos que no funcionan y somos conscientes que hemos de cambiar esas pautas de actuación, pero nos cuesta taaaaaaaanto….

Siento deciros que no hay otro camino, como decía Einstein: ¿quieres resultados diferentes? Haz cosas diferentes…

Punto 5: evaluar los progresos y no despistarnos en el seguimiento…

Una vez todo esté resuelto, fijémonos cómo ha cambiado la situación.  Si cambiamos nuestro punto de vista, el mundo también cambia…curioso ¿no?  Es bueno ir haciendo periódicamente un seguimiento sobre cómo actuamos en determinados problemas con un denominador común ya que tendemos a volver a la comodidad y hacer las cosas como siempre.  Un esfuerzo pequeñito para una gran recompensa.

Ya me contaréis vuestros progresos y mañana…cuento sobre el tema…lo prometo!

Gracias por leer,

Diana Llapart
http://www.amth.es
http://www.reikibarcelona.org

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s