La unidad, ser todos uno

hands-63743_640Todos somos uno, este es el verdadero concepto: el actuar como uno para movernos a la vez.  Cada uno de nosotros está específicamente situado en un punto ejerciendo una labor concreta, en lo que no cuenta la escala de importancia de ésta, sino cómo y qué se hace.

Cada uno de nosotros formamos parte de una maquinaria que se asemeja a un reloj de alta precisión, ruedas grandes, medianas y pequeñas o tornillos dispuestos en un lugar estratégico se mueven al unísono para dar la hora más precisa.

Da igual cuál es tu posición, lo que importa es que tienes un lugar dentro del grupo y que formas parte de él, todos somos uno y actuamos como tal, trabajando en lo que sabemos hacer aunque a veces pensemos que no sirve para nada.

No te dejes llevar por la desesperación.  La verdad es que sin tu colaboración en ese grupo, éste deja de funcionar, porque al igual que la maquinaria del reloj, las ruedas grandes se apoyan en pequeñas ruedas que las hacen rotar para manejar las manecillas; los tornillos sujetan a la pieza globalmente para darle seguridad y el pequeño segundero indica a las grandes agujas con precisión hacia dónde deben ir.

Todos somos uno y eso es lo que mantiene unido al grupo.  Cada uno sabe perfectamente cuál es su función y cómo encaja en él, de forma libre, coherente y correcta, pasando así de una forma individual a una forma global, el grupo.  Esa es tu aportación, crear el concepto de grupo, el concepto de UNO, aunque lo hagas de forma inconsciente.

El grupo funciona como el mar, formado por pequeñas gotas, todas diferentes, con distintos colores y aparentemente con nada en común pero consiguiendo que cada una de sus tonalidades sea reflejada con la luz del sol.  Cada tono de sus componentes, el color de cada gota por el que está formado se hace evidente cuando actúa como uno, cuando actúa como el MAR.  Y sin esa gota cumpliendo su pequeña misión, esa inmensa masa de agua no sería lo mismo, porque faltaría una de las piezas que le da su nombre.

Todos somos uno, nadie hace más que el otro, sino que hace lo que debe hacer, su función y su papel.  Y así todos nos movemos al unísono.

Así que tanto si crees ser el sol en el centro de nuestro universo como si crees ser el último polvo estelar, recuerda que trabajas en grupo y que necesitas de los más grandes y los más pequeños para avanzar.  Respétalos, tanto a unos como a otros.

No avanzaremos sin esa premisa.

Y ahora, pregúntate objetiva y sinceramente si eres Uno…

Diana Llapart

Anuncios
Esta entrada fue publicada en para pensar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s