Ese sentimiento

heart-2543137_640Conoces ese sentimiento peculiar de ira que lentamente asciende desde tu estómago a la garganta.
Eres perfectamente consciente de que precisamente la garganta es su punto de no retorno, que si lo sobrepasa dirás algo que puedes arrepentirte durante largo tiempo.
Y aún así sale, se dispara, avanza incrementando su potencia, se proyecta hacia fuera como si se tratara de una ola gigante protagonista del sutnami más grande de la historia.
Lejos de apaciguarte esperas la respuesta, a la defensiva o al ataque, a ver quién de los dos gana la batalla final.
Si la hay, poco a poco te vas vaciando no solo de la ira, si no de todo.
Si no la hay, te vacías un poquito antes.
Y después llega el arrepentimiento, la culpa por no poder controlar el momento, por la consciencia del daño cometido.
Ya, ya lo sé…después llega lo de siempre, el “es que yo soy así…”
Eres humano, te enfadas igual que te enamoras.  Tan solo intenta enamorarte un poquito más y enfadarte un poquito menos.
Cuando la ira suba de nuevo desde el estómago, cierra los ojos, inspira profundamente y sonríe.
Haz tu magia, tú te lo mereces y quien esté contigo probablemente también.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en para pensar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s